Juan Carlos Toro

El tamaño sí importa

Juan Carlos Toro

De oro

Expresar en plata palabras que son de oro. Las que rompen la barrera del sonido de lo jondo. Esas que se desgarran de la garganta, porque tienen vida propia, ajenas a la voluntad de los sentimientos, que arremolinan en un vendaval de emociones a quienes las escuchan. Y a quienes las ven.

Porque hay quien ve el cante. Lo ve como quien pellizca el aire, lo ve como quien muerde el agua. Es magia. Una emulsión de arte, una aleación metálica, de un negativo que busca siempre un positivo.

Y eso sólo puede nacer de un espíritu incansable, de un investigador infatigable, que se rompe la camisa con cada proyecto, con cada idea que hierve en su cabeza. Así es el fotógrafo Juan Carlos Toro (Jerez, 1979), un torrente creativo capaz de fundir tradición y nuevas tecnologías a través de las voces de artistas de Lebrija de la talla de Curro y Luis Malena, Juan Peña 'El Lebrijano', Fernanda Carrasco, El Funi, Inés Bacán, Manuel de Paula, Anabel Valencia y José Valencia, que se han dejado retratar en haluros de plata y hacerse inquebrantables en la majestuosidad de una pared.

Es 'Flamenco en plata', una exposición con el alma bañada en oro.

Aránzazu Cala Hurtado

El artista y fotógrafo jerezano Juan Carlos Toro, ha captado con sus objetivos la esencia de lo que Lebrija representa para el mundo del flamenco.

La saga de los Valencia, los Carrasco o lo Malenas, con los que Jerez comparte sangre cantaora, tienen ancestros en la sevillana tierra hermana.

Dicen los expertos que ‘el cante pasa por donde pasa el tren’. Desde Cádiz a Sevilla, el tren del flamenco tiene como paradas obligadas Los Puertos (Real, de Santa María y San Fernando), Jerez, Lebrija y Utrera, hasta llegar a la capital andaluza.

El motivo es bien sencillo, antes había que ganarse la vida y, hasta el mismísimo Rancapino ha contado mil y una anécdotas acontecidas con Camarón de la Isla en sus años de juventud montados ambos en el tren para ganarse dos reales con su cante.

Esta escala ferroviaria que Juan Carlos Toro recoge con su cámara, tiene como protagonistas a Curro Malena, Inés Bacán o El Funi como principales baluartes del cante lebrijano junto con Juan Peña ‘El Lebrijano’, que ha sido el más universal de todos ellos.

Asimismo, la renovación y relevo viene representado por José Valencia, Luis Malena o Anabel Valencia quienes han posado para el artista jerezano del arte fotográfico.

David Montes

Síguenos

 

Newsletter

Reciba en su mail nuestro boletín de noticias